jueves, 4 de noviembre de 2010

.


-->
.



Sos un animal re valiente. Te morís de miedo pero no te importa nada. No vas toreando, pero es mejor, vas pastando como las vacas, mansito, pero valiente. La otra vez, me acuerdo, te encontré chupando las paredes de la casa y gritando mi nombre, y cuando me viste que llegué y que traía pancitos te me subiste a upa y me chupaste toda la cara entera haciendo ruiditos de mono asustado. Yo te alimenté con las pancitos y después tomamos una cosa que nos puso re borrachos y salimos a bailar al patio con la luz de la luna que hacía juego con tu cara. Te vi así con la luna chorreándote y pensé, sos un animal re valiente, seguro tenés droga en los bolsillos, seguro tenés bombas, seguro tenés pueblos. Si no me creés, fijáte, lo que pasa es que vos no te das cuenta. Mi mamá siempre me dijo: la simpleza es un arma de doble filo. Y yo siempre estuve de acuerdo. Ahora te veo y me doy cuenta que de un lado estás lisito, pastando, valiente, y del otro cortás como los cuchillos cuando cortan sin querer. 



.

1 comentario: