domingo, 24 de abril de 2011

II

.


El lunes me crucé con la vanguardia de la poesía y los artistas contemporáneos. Eran un grupo como de cinco o seis.  No me aguanté y le pegué un chirlo en la cara al que tenía más cerca, y salí corriendo. Cuando escapaba pensé: la moda es un imperio, y me escondí en un ciber de los jóvenes modernos.

2 comentarios:

  1. qué sorpresivo, considerando -sin ánimos de nada- que tu manera de escribir es prácticamente igual a la de tantos porteños que están de moda.

    ResponderEliminar