miércoles, 7 de marzo de 2012





Todo últimamente, me inspira.
Mientras leo en la cocina  cosas que se dijeron acerca de la poesía medieval, afuera, la naturaleza hace su gracia.
La tarde está negra, se desató un viento furioso, choca contra la parrilla, chifla y hace volar los restos del último asado.
Los obreros dejaron de gritar. Deben estar dispersándose, en bicicletas o transportes públicos, para volver a casa. Aunque sean pajeros, les deseo suerte, ojalá no mueran aplastados bajo un roble, ojalá no se ahoguen. El próximo mate, se los dedico a ustedes, héroes de la construcción.
Ahí voló algo, duro, pesado. Metálico. Ya estallan las primeras gotas, las más gruesas.
Me pregunto cómo reaccionarían con las tormentas los hombres del siglo doce.
Mientras pensaba en todo esto compuse en mi cabeza un poema minimalista, dice:
Amo tu caca nene
si eso no es amor, qué es.



4 comentarios: