lunes, 5 de mayo de 2014

Cae una pelusa que aparece y desaparece a contraluz.
Estoy entre la gente vestida como más me gusta.
Cae el ruido del gigante que están construyendo afuera.
Sobra un sanguchito que nadie se anima a agarrar
hago un chiste perspicaz sobre el sanguchito
y lo tomo.
Pasan por el pasillo personas que conozco
pero no reconozco.
Hay colgados de las paredes cuadros con perros
que no ladran.
¿Por qué en lugar de detenerme en estas cosas
no pienso en lo importante?
Hay una lista muy grande
de todo lo que evito con gran destreza,
como los mejores esquiadores del Sochi
sorteando pruebas,
sin ruido.
La lista está en la computadora
que brilla en la oscuridad
¿por qué habré desactivado aquella vez el modo-descanso?
Ahora no puedo dormirme
y en la oscuridad avanza
fosforescente
sin ruido
la electricidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada