lunes, 7 de mayo de 2012

presidente del mundo:







Pensar para adelante, ser tu dama,
tu guía espiritual, como cristina de Néstor,
me pone bien.
Acá, no queda nada del pasado.
Nada resiste.
Todo cedió ante esto intemporal, eterno.
También crecí.
Siento que dí la vuelta,
que volví a ser bebé.
Que el mundo es grande y raro, pero somos
los presidentes.
Yo, la primera dama.
Vos, otro bebé, que lo decora todo
con baba y caca.
Me maravilla.
Cuando aprenda a hablar en idioma bebé,
cuando vuelva a ser como chita
o cualquier cosa
de antes del lenguaje,
tengo mucho miedo de morir entonces.
En el punto más alto de la felicidad,
envuelta en llamas.

3 comentarios: