viernes, 4 de diciembre de 2015

Paraíso

Está el agua de un lago
fresca
brillando.
Están los cuerpos flotando al sol
dejándose quemar.
Está el olor a fuego recién empezando a arder
hojas y ramas secas
que arrancan a crujir
llenando el aire de un humo
que sube pero hasta ahí.
Los otros grupos
huelen también
el humo que sube y escuchan
que algo cruje.
No importa lo que tiremos a la parrilla
si este instante
del verano
sin ansiedad
pudiera no digo durar para siempre
sino al menos repetirse más seguido.
En ese momento
el sol nos deja la marca de las mallas
nada nos preocupa
nadie tiene miedo
nadie se adelanta a lo que va a pasar
todos tenemos la cara tranquila
y la mayor parte del tiempo
no sabemos ni cómo nos llamamos.


1 comentario:

  1. qué lindo paraíso pau, quizá me muera hoy o mañana para caer ahí.
    sobretodo si sigue haciendo esta calor :/
    besos!

    ResponderEliminar